La oferta creciente de cables de categoría 5e y/o Cat6,6A, 7A para residencias, junto con el aumento de la demanda de cables de categorías superiores, genera una gran expectativa por parte del mercado en el sentido de bajar los costos de este tipo de productos, forzando a los comerciantes a buscar alternativas como la importación de cables de bajo costo o la fabricación de cables con materiales incompatibles con las normas internacionales más reconocidas.

Una red de cableado estructurado, ya sea residencial o comercial, que utilice cables con conductores CCA, está sujeta a pérdidas de desempeño eléctrico y mecánico, exponiendo al consumidor a un riesgo de pérdidas financieras debido a la no operatividad de la instalación.

En el mercado Mexicano está presente un cable de bajo costo, el cable categoría 5e y/o Cat6 6 con conductores de aluminio revestido de cobre, que se conoce como CCA (Copper Clad Aluminium). El término “clad”, de origen inglés, representa la unión de 2 tipos de metales, en donde uno reviste al otro formando una soldadura permanente en la interfaz común a ambos, y que también se conoce como conexión bimetálica.

Y es que, es bueno considerar que los cables que contienen CCA pueden satisfacer algunos estándares nacionales e internacionales pero otros no, además de no ofrecer garantías de que la instalación mantendrá el desempeño a lo largo del tiempo, debido a las fragilidades mecánicas y eléctricas de su composición.

Aluminio revestido de Cobre

Describiremos abajo los motivos básicos de la inferioridad inherente del conductor CCA en comparación con el conductor de cobre electrolítico puro:

A.- Contenido de cobre puro

Los conductores CCA tienen generalmente un porcentaje mayor de aluminio en comparación a la capa de cobre (entre 60 y 80 % del diámetro del conductor). El porcentaje de la capa de cobre queda entre el 40 y el 20%.

En el mercado, el conductor CCA más común entre los cables LAN contiene alrededor de sólo el 10 % de su sección transversal de cobre, el resto es aluminio. El conductor CCA presenta una densidad de sólo 3.32g/cm 3, por lo que es aproximadamente 2.5 veces menor que el conductor de cobre electrolítico.

B.- Resistencia eléctrica

La resistencia del cobre electrolítico es de 1.72 x 10-8 Ω x m (Ohm metro), mientras que la del aluminio es de 2.82 x 10-8 Ω x m. Por lo tanto la mezcla de un cobre y aluminio en el conductor CCA tiene como resultado un conductor con una resistencia eléctrica aproximadamente 40 % mayor que la de un conductor de cobre puro del mismo diámetro. Cuanto más alto es ese valor, peor es el desempeño durante la transmisión de los datos en una aplicación de cableado estructurado.

C.- Contacto en los puntos de conectorización

Cuando se realiza el crimpeado en el conector RJ45 o patch parte del cobre se comprime y parte se pierde debido a la fricción de la conexión. Si consideramos el uso de cobre en el conductor CCA, es evidente la pérdida del rendimiento ya que, en parte, el aluminio asume la función conductiva del circuito, fragilizando todo el sistema de transmisión del cableado. 

Análisis técnico de acuerdo con las Normas

En conformidad con los parámetros de pruebas definidos por las normas ANSI/TIA 568-C 11801, BS EN50173 y las normas emitidas por la asociación Mexicana los cables CCA pueden:

1.- Presentar fallas en las pruebas más básicas y críticas para el buen funcionamiento de una red. Estas fallas pueden ser fácilmente detectadas durante las pruebas de certificación de una red instalada, con equipos de campo.

2.- Fallas de conexión durante la instalación y el funcionamiento debido a la baja resistencia mecánica inherente a los conductores CCA (menor resistencia a los esfuerzos de flexión y curvatura).

3.- Falla de conexión debido a la corrosión del aluminio, la cual provoca que la estructura de cobre sea más frágil y quebradiza. Esta condición se vuelve más crítica en ambientes con vibraciones o con presencia de salinidad, como en el caso de regiones costeras. 

Oxidación del aluminio

Puntos de exposición del óxido de aluminio en el punto crimpeado del conductor en el conector RJ45.

Puntos de exposición del óxido de aluminio en el extremo del conductor en el conector RJ45

Estándares Normativos para el cableado estructurado

Las categorías de cables balanceados en un cableado estructurado se basan en 3 normas regionales: La norma norteamericana ANSI/TIA-568, la norma internacional ISO/IEC 11801 y la norma europea BS EN 50173-1. Estos estándares son la base de cualquier especificación de las categorías o clases de cables LAN.

La norma ANSI/TIA568-C.2 indica en la página 4, sección 2.1.1 * un conductor sólido deberá consistir en cobre comercial puro…*

Las normas IEC 61156 y EN50288 siguen los mismos principios y definiciones en cuanto al uso de cobre puro.

La norma EN 50288-6-1 establece que el conductor debe ser de cobre sólido.

El impacto sobre la flexibilidad y maleabilidad del cable 

El aluminio presenta una maleabilidad menor en comparación al cobre. Esto significa que puede ocurrir más fácilmente micro fisuras o roturas en los conductores de aluminio que en los cables con conductores de cobre.

A continuación se muestra una tabla comparativa entre el cable con conductor de cobre y el cable con conductor de CCA.
Valores Típicos

El impacto de la oxidación 

El cobre puro, incluso oxidado no corre riesgo de corrosión galvánica contrariamente los conductores CCA si están sujetas a este tipo de corrosión debido al “efecto pila” inherente a ellos generado por la diferencia de potencial entre el aluminio y el cobre.

La oxidación del aluminio se inicia en su primer contacto con el aire y es más acentuado en los puntos de terminación, como en el caso de los conectores RJ45 y los patch panels. La oxidación en estos puntos fragiliza mecánicamente la conexión y perjudica el desempeño debido a los problemas de mal contacto generado por la pérdida de masa del aluminio que lleva el núcleo del conductor. 

Evaluación del conductor tras la prueba de niebla salina

Otro problema se produce cuando se utiliza para alimentación a través de Ethernet (POE), o para alimentar cámaras a través de transceptores de video ya que el aluminio tiene una resistencia superior. Por lo tanto los cables no pueden entregar el voltaje requerido para los dispositivos de la red y para alimentar las cámaras de CCTV. 

Esas son las pruebas muy evidentes por las que usted debe preferir cables de buena calidad, aunque su costo lo valga, recuerde que la seguridad hace que su instalación valga la pena.

¿Encontró su respuesta?