El mantenimiento preventivo en los sistemas fotovoltaicos es un punto clave para su correcto funcionamiento, disminuyendo las pérdidas tanto de generación como económicas debido a inesperados paros por fallo.

Por parte de CFE se tiene la Especificación G0100-04 la cual resulta muy útil, pues nos indica las acciones que se pueden llevar a cabo en cada parte del sistema de interconexión, al igual que su frecuencia recomendada, esto para conservar una producción óptima.

A continuación se presenta una síntesis de dicha especificación:

Instalación eléctrica

1. Verificación anual del estado del aislamiento de los conductores expuestos (resquebrajamiento y daño físico), al igual que el buen estado y soporte de las canalizaciones.

2. Revisar que las conexiones eléctricas del circuito se conserven firmemente sujetadas en todos los puntos de conexión.

3. Asegurarse de que la conexión a tierra del sistema y cada uno de los equipos se mantiene firme y sin señales de corrosión.

Módulos fotovoltaicos

Antes de proceder a las maniobras de mantenimiento, se debe de desenergizar el generador, después de esto proceda.

1. Limpiar el vidrio del módulo retirando polvo y suciedad con agua y una esponja o paño suave. Se puede usar un agente limpiador suave y no abrasivo para quitar suciedad resistente. Procure realizarlo en horas de baja incidencia solar para evitar el choque térmico y provoque algún daño en el módulo. Se recomienda realizarlo 4 veces al año o en función de la suciedad que se presente.

2. Verificar conexiones eléctricas y mecánicas (estructura) cada 6 meses, asegurándose que se encuentren limpias y seguras.

Inversor

Antes de dar mantenimiento al inversor es necesario desenergizarlo por ambos lados (CA y CD).

1. Revisar la acumulación de polvo y suciedad en las aletas del disipador de calor y en el cuerpo del inversor. Se recomienda realizarlo por lo menos una vez al mes.

2. Semestralmente inspeccione todos los cables de entrada y salida del inversor: que no estén dañados por alta temperatura o por corrosión, de igual forma que estén firmes y apretadas las conexiones. Reemplace cualquier conductor dañado.

NOTA: La periodicidad del mantenimiento puede variar dependiendo de las condiciones ambientales en la zona (polvo, humedad, radiación).

Al realizar estas sencillas acciones de mantenimiento, se garantiza un mayor rendimiento de su sistema y se cumple el tiempo de retorno de inversión pronosticado.

¿Ha quedado contestada tu pregunta?